Empate sin goles ayer noche en Los Cármenes en la primera parte de la final por el ascenso a primera división entre Granada y Elche. Resultado que tiene un gran responsable, y ese se llama Jaime y juega en el Elche, es su portero. Entre él y los palos amargaron la noche a la ciudad de la Alhambra y a todos sus aficionados.

Fabri apostó de inicio por los mismos jugadores  que derrotaron al Celta, es decir, Roberto bajo palos; Nyom, Mainz, Íñigo López y Siqueira en defensa; medio del campo para Abel Aguilar y Mikel Rico; bandas para Orellana y Collantes; Dani Benitez en la media punta e Ihgalo como máxima referencia en el ataque.

Mientras, Bordalás salió prácticamente igual que frente al Vallaolid, con la excepción de la entrada de Acciari por Kike Mateo, para apuntalar el medio del campo, eso sí, perdiendo potencial ofensivo. Los 11 elegidos fueron los siguientes: Jaime, Carpio, Samuel, Pelegrín, Albacar, Mantecón, Generelo, Acciari, Cristóbal, Xumetra y Ángel.

Antes del partido lol tenía bastante claro, más aún al ver las alineaciones. Los dos rivales tienen multitud de características que los definen, pero hay una de ellas que sobresale por encima de las demás. El Granada sobresale por su fútbol, rápido y eléctrico; el Elche destaca por su oficio, ni en los peores momentos lo pierden, por ello llegan al partido de vuelta  con un resultado muy favorable visto los visto ayer en Granada.

El equipo local salió a por todas, concientes de la necesidad de llevar un buen resultado al partido del Martínez Valero, pero están pagando con creces la lesión de su goleador, el hispano-suizo Alex Geijo. Durante el transcurso del partido Orellana y sobre todo Collantes desbordaron la línea defensiva ilicitana, pero la luz se les apagaba al llegar al área de Jaime.

En el segundo tiempo siguió la misma dinámica y Fabre decidió darle minutos a Geijo, las ocasiones llegaban, hasta dos balones al poste, y un gol anulado a Collantes por un supuesto control con la mano. Dani Benitez volvió a demostrar que es un jugador de primera división y fue un quebradero de cabeza para la zaga visitante.

Pero el momento que iba a coronar a Jaime como héroe de Elche, sería en el minuto 95. Pino Zamorano señalaba penalti sobre Geijo, y  el capitán Abel Aguilar se dirigió a los 11 metros con la esperanza de llevar un resultado favorable a Elche. El lanzamiento por el lado izquierdo de Jaime era interceptado por este y por el palo, pero Pino Zamorano mandó repetir el lanzamiento. Esta vez el disparó fue a la derecha de Jaime, y este volvió a parar el balón, dando una pequeña ventaja al conjunto ilicitano para la vuelta y convirtiéndose en la nueva estrella de su equipo.