COMUNICADO OFICIAL FUTBOLWINS.

Hoy es 11 de julio de 2016, ayer finalizó la Eurocopa 2016 y con dicha final, Portugal vs Francia, realicé mi última publicación futbolística en FutbolWins, ¿por qué? Porque he decidido que ya no puedo continuar gestionando este proyecto. Lo dejo.

Decisión.

Hasta aquí, la noticia está dada. Es una decisión personal. Este portal web, FutbolWins, lo pondré en venta y antes o después llegará alguna persona responsable de gestionar una página Web que, seguramente, tome un giro distinto en torno al tipo de publicaciones que se realicen, los contenidos que se ofrezcan y los recursos que se exploten. Yo, Novo, ya me habré desvinculado de FW, quedaré como Fundador de FutbolWins, dejando de ser Project Manager, tras casi diez años de implicación absoluta desde el nacimiento de FW el 1 de junio de 2007.

Es duro, sí, me entristece, también, pero debo hacerlo. Tengo que irme.

Desde aquí podría explicarte los motivos que me han llevado a inclinarme por esta decisión, decisión que tengo tomada prácticamente desde hace un año, pero también puedo ahorrarte el dedicarle un buen rato a un incesante atasco de parrafadas y que seguramente te interese más bien poco, con lo cual, y con tal de no sonar repetitivo, completo la noticia en estos tres primeros párrafos reafirmando lo mencionado arriba. Pongo la Web en venta, a disposición de alguna persona interesada que decida encargarse de su gestión, porque, sin rascar en exceso y quedándonos en la superficie, yo ya me veo incapaz de seguir adelante. Es decir, empleando el término futbolístico de “colgar las botas”, he decidido hacer lo propio. Más bien he colgado el teclado.

Colgar el teclado 2

A partir de aquí, si eres una persona dispuesta a pegarte un tiro en el pie, como aquel quien dice, sí, procederé a explicar los motivos que me han llevado a aceptar que este desafío no soy capaz de completarlo como tenía en mente. Notificado queda. Ahora es cosa tuya, si sigues leyendo es porque así lo has decidido. Te he avisado, se trata de 13 páginas de Word.

Has decidido que aquí estás. Así que, adelante, al fondo hay sitio. Mi puerta siempre ha estado abierta.

Como te digo, me he postrado ante la pantalla una vez más para compartir contigo algo más que un resumen de fútbol, esta vez es para confesar, compartir y exponer todas mis percepciones del último año con respecto a FutbolWins a día de hoy, 11 de julio, como decía al principio, pero sin significar que hoy la tenga publicada, es más, ni de coña. Sé perfectamente que estas primeras líneas que estoy iniciando las voy a venir completando a lo largo de estos próximos días, como si se tratase de una improvisación diaria, a diferencia de la rapidez y espontaneidad con la que estoy habituado a escribir artículos sobre los partidos mientras se están disputando para que cuando finalice lo tengas en la portada, en cuanto suena el pitido final, tal y como ha venido siendo habitual en mis 1085 artículos en esta Web, de los 2462 que tiene FutbolWins. Esta publicación 1086 para mí es especial, no estará apañada en los noventa minutitos de turno, van a ser horas, probablemente días, porque me gusta escribir. Sí, me gusta escribir. Me gusta escribir más que afanar cosas de los hoteles.

Se trata de una publicación que promete ser muy larga, es decir, yo ya te he avisado. La noticia ya la conoces, se sabe, a partir de aquí todo esto puede sobrarte, porque vengo a contarte mi vida, un buen método para disimular las pocas luces que uno tenga (en mi caso, menos que un sótano), tal y como destaca todo un referente para mí como es Manuel Jabois en su novela ‘A Estación Violenta‘. Te lo cito:
¿O sea que a final escribías bien? – “No lo creo -contesté-. Pero soy original: una forma bastante elegante de no tener talento. A veces cuento mi vida, que es muy divertida. Un sórdido ejemplo de malditismo pijo. Y nada más. Nunca opino: es una ordinariez. Pero me aceptan. Los burgueses siempre hemos tenido cierta debilidad por los despojos.”

Actualmente, me identifico bastante con el término despojo, lo cual no quita que no pueda desarrollar un pensamiento propio, insistir en la mejora de recursos lingüísticos pretendiendo transmitir mi percepción, algo alterada, sobre tantos aspectos, puesto que, a fin de cuentas, “también tenemos corazón los desafinados” [La Raíz].

Inicio todo este tochazo, a partir de aquí, en parte porque con el tiempo he aprendido a distinguir quién merece una aclaración, a quién le debo una respuesta y a quien nada. De esta manera me quito de un plumazo diversas explicaciones remitiéndote a este post. Mi último post.

Esta probablemente no sea la despedida que emocionó a Spielberg, pero sí te puedo garantizar que toda la pasión que vas a leer no está patrocinada por ninguna marca.

Limitaciones morales.

¿Empezamos por ahí? Venga, de acuerdo. Desde siempre he sido muy reacio a sostener la web por medio de la publicidad, o más bien, a través de cualquier tipo de publicidad, a lo largo de estos años he escuchado en repetidas ocasiones lo ‘tonto’ que soy por cerrarme en banda a este tipo de ingreso monetario, hablo del “todo vale” que en mi caso no lo vale. Porque no. No lo vale. Hablo de apuestas deportivas, publicidad invasiva o inmoral, y cada cual que saque sus propias conclusiones sobre el tipo de contenido al que me refiero, que sí, se paga muy bien, pero ¿merece la pena? En mi opinión, no lo vale, ya te digo. Mi conciencia está tranquila. Aunque en estos años me hayan arrancado las pegatinas. Me reafirmo, mi conciencia está tranquila.

He podido sacarme muy buenos beneficios, y cuando han llegado la gran mayoría de las ocasiones se han invertido en mejoras de la página, camisetas chulísimas para los visitantes / colaboradores e incluso patrocinios como con conjuntos como el Huelva fútbol sala femenino hace un par de temporadas, así como un equipo de Liga de fútbol 7 de totalsports con base en Pozuelo los dos primeros años y que mantuvo las camisetas los dos años siguientes partiendo desde El Retiro.

Camiseta FutbolWins 2

¿En qué mundo cabe un portal Web sin publicidad? En el mío no, por ello si durante 9 años he sido fiel a un estilo, he querido respetar mis ideas y morir con ellas, por ello revisaba la ética de cada producto del que fuese a hablar o sencillamente aceptar anunciar en la web, aunque fuese a modo de banner o post patrocinado, obcecado en sólo ofrecer publicidad temática o que no fuese dañina. No es fácil, por ello yo mismo me he venido limitando de manera bestial. Me cansa la publicidad intrusiva cuando visito otros portales, hasta el punto de salirme de ahí, jamás quise que eso pudiera ocurrir con FW. De ahí que sea plenamente consciente que mientras continúe con mis limitaciones morales no podré comandar algo de estas dimensiones, por ello antes de que en mi ética se produzca un suicidio de dignidad considero que debo completar este ciclo con una FutbolWins honesta y leal a unas firmes convicciones. Es por esto por lo que vendo la web pero no mi alma. Fiel a un estilo e idea.

Alma.

Igual me pongo pesado con esta publicación, como si te enseñasen las fotos de las vacaciones. Me estoy dejando el alma con esta publicación.

Así como me la he dejado durante todos estos años. Las cosas como son.

Caótico neutral.

Escribo desde una habitación que no es mía. Una vez más, como viene siendo habitual desde hace meses, actualmente atravieso una época bastante caótica, escenario en el que me siento cómodo y siempre atento, pero que me impide poder planificar absolutamente nada, puesto que ni tan siquiera mis planes de futuro se sostienen en un plazo que se mueve en torno a las próximas semanas o al mes que viene. Durante este año natural ya he vivido en tres casas diferentes, este 31 de julio voy desfilando de la casa actual en la que me encuentro, en agosto me he apañado un refugio temporal, en septiembre estaré en otra solamente hasta octubre y así me voy moviendo últimamente, es decir cerraré 2016 con un mínimo de 5 mudanzas a mis espaldas, mostrándome incapaz de abrazar un poco de orden en mi vida, quizá por ese pánico a la estabilidad que tanto se suele buscar y de la que yo no hago más que rehuir.

Se suele decir que “querer es poder”, en alguna ocasión es probable que ciertas personas me hayan escuchado decir lo contrario, es decir, “soy el que pudo pero no quiso”, todo esto gira en torno a esta estabilidad, tan bien valorada, y en otros tantos terrenos, lo que me condiciona de cara a planteamientos futuros. Esto retrata bastante cirtas bases para enfocar próximos caminos u objetivos.

Camino.

En junio, pero de 2015, es cuando tomé la decisión de cerrar este capítulo de mi vida, llega tarde, pero lo más tardío debía ser 2016, por ello un año después he cerrado esta etapa. Todo ello tras la peor época que FW atravesó, administrativamente hablando (2014-2015), debido a penalizaciones, ataques de otros portales e infecciones, teniendo casi que empezar de cero, probablemente uno de mis mayores errores ha sido la confianza, en ocasiones desmesurada, que he depositado en las personas que se han hecho cargo de la administración del portal. Ahí he aprendido un montón. El problema es que también he aprendido a desconfiar. Más allá de que no creo en los problemas, desde mi punto de vista existen los contratiempos y las putadas. Pero bueno, eso es otra de mis muchas movidas que atrapo como idea y acabo ofreciendo en forma de reflexión.

Antes de tomar dicha decisión, es decir durante los primeros seis meses de 2015 en los que me dediqué a editar, etiquetar y revisar el SEO de todas y cada una de las publicaciones de la Web desde sus inicios hasta ponerlas al día, o sea las dos mil y pico que te decía al principio, comprobé, durante todo aquel proceso, que el trabajo de la base estaba siendo bueno, este repaso me ha permitido constatar que aquí hay unas bases sólidas, sensación que me llegaba por medio de cada edición de contenido a la vez que recorría este camino, porque FutbolWins tiene mucho que aportar y todavía muchísimo que decir, por ello desde entonces decidí ir tomando nota de todas las sensaciones que invadían mi mente con relación al portal Web, escribiéndolas rápidamente, al igual que haría Earl J. Hickey con su lista de malas acciones, para recopilarlas, ordenarlas y poder volcarlas por esta vía. Así llevo todo este año, apuntando pequeños aportes estilo Earl y, a título personal, tachando cosas de mi lista particular. Cada tachón es un alivio que recibes con fortaleza que asume otro personaje de ficción como es Arya Stark y su otro tipo de lista. A fin de cuentas cada lista supone un tachón que al realizarlo te permite seguir avanzando. Aquí estamos, pues, siempre bombeando.

My Name Is Earl

Durante este camino recorrido he comprendido que dicho sendero, mi sendero, es un proceso y no un proyecto. El cual ha sido juzgado desde fuera, pero nunca el calzado con el que se ha atravesado ni teniendo en cuenta la maletaza que se ha llevado a cuestas. Y como todo camino, llega un punto en que hay que tomar otra dirección, y procesarla, lo profesional siempre va unido a lo personal y conforme la balanza se venía inclinando hacia esta decisión de la que no me debo arrepentir (desvincularme de FutbolWins) la decisión se venía tomando sola. Referenciando ‘Matrix’, el pestañeo venía siendo cada vez menos incesante a la hora de inclinarme cuando debía elegir entre la pastilla azul y roja, finalmente la píldora elegida es la que contiene la verdad, asumiendo sus consecuencias. Elecciones, decisiones, direcciones. Sea como fuere, mirar atrás ya no es mi camino.

Matrix

El pasado 2015 se presentó con un buen número de proyectos, con distintas personas, desde febrero hasta noviembre, finalmente ninguno de ellos acabó despegando pese a tener muchas, muy buenas, bonitas y apetecibles propuestas, lo cual me mantuvo en vilo cuando me planteaba acelerar ciertas decisiones con la intención de marcharme de mi actual ciudad donde resido, Madrid, ciudad que aún tiene mucho que darme, y con la que me he reconciliado, pero a la que necesito echar de menos. Sí, la necesito echar de menos.

Para eso sólo hay una manera.

Quien quiera entender que entienda, quien sepa entender que quiera.

Es el ciclo y nada lo impide, que tu lado rebelde lo asuma. Dijimos que el tiempo era el enemigo, pero él no es culpable de que se consuma.” [Dremen]. La vida son ciclos, etapas y, desde ahora, también plazos.

A fin de cuentas es tiempo, el tiempo es variable así como la percepción del mismo, en ocasiones eterno, en ocasiones efímero. El tiempo no se detiene. “El tiempo no se detiene, y tú eliges: disgustos o placeres, dime ¿qué prefieres?” [Los Chikos del Maíz].

Reconciliación.

Más de diez años viviendo en una ciudad me agota, jamás he estado tanto tiempo en un mismo sitio, y por ello necesitaba reconciliarme con Madrid, lo haré cuando la vea desde lejos. Pero no es lo único con lo que debo reconciliarme.

Me explico…

Hola, soy Novo y te estoy hablando de todo menos de fútbol. El fútbol. Es fútbol, aquello con lo que debo reconciliarme.

Durante estos casi diez años ha llegado un momento en que he dejado de disfrutar de una de mis grandes pasiones, el fútbol, básicamente por no poder enfocarlo como aficionado sino como redactor. Me he encontrado temiendo a los partidos con resultado ajustado cuando se acercaba el minuto 90, al verme obligado a tener que cambiar el titular de turno, fotos actuales del mismo encuentro, el etiquetado y toda la revisión SEO en apenas unos segundos, una vez finalizaba el partido tras ese emocionante gol “in-extremis” que lo cambiaba todo. Todo. Y de esta manera no se disfruta (como redactor) un campeonato, ya sea Liga, Champions, un Mundial o una Eurocopa.

En definitiva, tengo que reconciliarme con el fútbol, para ello debo pasar por una desconexión temporal para volver a deleitarme con su emoción, probablemente de un año o así, porque me ha resultado durísimo durante estos años no disfrutar del mismo, ni de los títulos. Una vez me haya desinfectado sé que recuperaré la creatividad, porque en ocasiones he tenido la sensación de no notar la diferencia entre las publicaciones, entre un partido y otro, entre la forma de tratar un campeonato al inyectar la misma dosis de pasión a un choque de la primera fase de la Eurocopa que a la mismísima final. Ninguna en esta Eurocopa, pese a que, al menos en la primera fase, ha sido de las más chulas.

Precisamente esta Euro’2016 me ha sobrado, hace meses me prometí a mí mismo que esta Eurocopa la iba a disfrutar, hasta el punto de que quería viajar a Francia unos días, pero al continuar con FutbolWins no ha podido ser. Es de esas pocas, poquísimas, cosas que todavía no he tachado de mi lista particular. París, estabas en mi lista. O más bien la idea de viajar en un gran torneo de este tipo, sea el destino que sea, se trate de un Mundial o una Euro. Ya habrá tiempo, el objetivo sigue ahí, anotado entre las cosas que me quedan por hacer en una vida que me he tomado al revés. Sí, al revés. Queda pendiente, Francia, ya te cogeré por banda. Tarde o temprano nos veremos.

No he disfrutado del fútbol desde hace mucho, pese a que mi equipo sí ha ganado títulos, los cuales he cubierto desde el ordenador en lugar de poder quedar con amigos para ver esos partidos o sencillamente poder visionarlos lejos del teclado y la multipantalla. Equipo que no revelaré, of course, la objetividad siempre ha sido otra de las señas de identidad en el portal.

Currando

Efectivamente el encuentro de turno ha finalizado, el título se ha resuelto, y debo poner mis 5 sentidos en situar la publicación de dicho encuentro bien posicionada por medio de todas las revisiones necesarias para ello. Mientras tanto, una prolongación de mí mismo estaría dando brincos de alegría mientras vocea en plena calle, pero no podía ser así. En ocasiones me preguntaba ¿Y tanto esfuerzo para qué? Porque han sido tantas las ocasiones de factores externos que han arruinado toda mi disciplina que me ha sacado de quicio de una manera terrible, ya sea porque se caía el server, una penalización de Google así de gratis (demasiadas), un error de programación o te surgía algún contratiempo y/o putadón de este tipo, mientras continuabas haciendo el trabajo que en otros medios digitales realizan entre varias personas.

Obviamente son gajes del oficio, están aceptados, no es una queja, es sólo una descripción de cómo esta manera de tratar al fútbol, por medio de puntualísimas publicaciones, me ha impedido disfrutar de un hobby que dejó de serlo al profesionalizar todo esto.

Algunos verán esto como un mensaje victimista. Tal vez lo sea. Tal vez yo lo sea. Tal vez yo lo haya sido. Ya no. Te garantizo que ya no. La aceptación lo es todo, así como asumo mi fracaso, tan claro como que a través de la autoafirmación nace el complejo.

Entonces, ¿Por qué se puede considerar de esta manera? Porque a través de esta publicación estoy compartiendo todas mis impresiones acumuladas durante tanto y tanto tiempo, por ello insisto tanto con la reconciliación, porque a raíz de exponerla resultará más sencillo alcanzarla. Ya te digo, vengo volcando los sentimientos de mi último año, debo ser fiel a aquellas sensaciones, aunque hoy tenga otra visión, probablemente muy distinta, así como mi actitud, pero ya lo he dicho. Tal vez yo lo haya sido. Ya no.

Hasta hoy nunca me he quejado, ¿y qué ocurre si no te quejas? Que parece que no tengas motivos para hacerlo, toda la vida se ha dicho que “el que no llora no mama”, yo mantengo que “quien no se queja no existe”, como si por medio de la queja se obtuviese un plus de reconocimiento. Fíjate en aquellas personas que, de manera repetida, te turrean cuando al día siguiente tienen que madrugar o si llevan trabajando un número concreto de horas, como si el hecho de recordártelo constantemente resultase ser más meritorio. Mucho mártir suelto. He decidido dejar de escuchar cuando alguien se pone en modo cansaliebres. Por mi parte, cero quejas, hasta la fecha, hasta esta publicación, eso también lo reconozco, pero me estoy tomando esta última publicación a modo de catarsis.

Durante estos años jamás nadie me habrá escuchado una sola queja, pese a echarle ese mismo número de horas, incluso más, pero sin quejas tratando de sortear ese tipo de intoxicación que no aporta nada. Es más, se han echado horas hasta las tantas de la madrugada sin lamentos ni cacarearlo cual cansaliebres, ya que como dijo Henry Ford “Calidad significa hacer lo correcto cuando nadie está mirando”.

Eso se traduce en que si no hay queja no hay esfuerzo. Eso es lo que se ve desde fuera al referirte a esta tarea. La culpa es mía porque siempre he dicho “No puedo, tengo Web” en lugar de “No puedo, tengo que currar”, como restándole valor ¿resultado? La gente siempre ha dado a entender que mi vida es una fiesta, acompañado del clásico “Búscate un trabajo de verdad”. Antes ignoraba estos comentarios. Hoy respondo. Yo me lo trabajo. Tú, obedece en tu “trabajo de verdad”. Ése en el que tanta gente vive escondida.

Fracaso.

Lo reconozco, he fracasado. Lo tengo asumido y por eso no lo oculto, no temo al fracaso, tampoco realizo falsas apologías, pero lo he hecho. He fracasado. He estado todos estos años coqueteando con el descenso y el chicle no puede estirarse eternamente, por ello toca reiniciar y aceptar el fracaso que se ha producido, sí. También le he perdido el miedo… al miedo a fracasar.

No es rendirse. No es resistirse. Tampoco aferrarse a un sueño que lleve al estancamiento y a la cabezonería, es aceptar que el agua estancada huele. No es fácil reconocerlo, lo he pasado mal, se me parte el alma como cuando veo un litro de birra fuera de la nevera.

No te rindas, por favor no cedas, aunque el frío queme, aunque el miedo muerda, aunque el sol se esconda, y se calle el viento, aún hay fuego en tu alma, aún hay vida en tus sueños.” [Mario Benedetti].

Ahora, también te digo, estoy con Alfonso Alcántara (Conferenciante, formador en liderazgo, orientador de profesionales y directivos) cuando dice aquello de “La gente cree que si no triunfas, no te has esforzado”, desgraciadamente es así, he fracaso, pero a mí manera también he triunfado, y me he esforzado como un cabronazo. Efectivamente la mentalidad generalizada mantiene que un trabajo por cuenta ajena te genera esa estabilidad con la que ya puedes ofrecer una respuesta cuando te preguntan por tu actividad monetaria, dado que siempre va a estar ligado el triunfo con los ingresos. Y eso no es justo. Más allá de que así lo dictamine la creencia básica.

Por este motivo mucha gente te estará esperando, con ese dedo acusador, pero aquí se está, dispuesto a que a uno le sigan partiendo la cara, algo muy característico de aquellos que nunca la escondemos. Tampoco escondo intenciones, labrarme un futuro propio, a poder ser ligado al mundo del emprendimiento, algo que aterra a la mayoría. Lo peor llega cuando lo intentas explicar, ahí es cuando la gente te escucha pensando en qué responder y no en comprender, porque ya lo decía Antonio Machado al resaltar aquello de “En España, de cada diez cabezas, nueve embisten y una piensa”. Recuerda la que está mal vista, la misma que va por libre.

Sencillamente describo un pensamiento establecido, dictaminado desde que somos pequeños, nos educan para enfrentarnos, creando divisiones de todo tipo: niña, niño, izqquierda, derecha, una preferencia u otra ¡hasta por signos zodiacales! Eso sí, luego está mal visto ir por libre, hasta el punto de que para alabar algo, alguien o incluso una simple marca, mismamente de bebida, nos enfocan a hacerlo por medio de la destrucción del otro producto, ridiculizando otras ideas e incluso criminalizando a las personas si fuera preciso, llegado el punto de que para hablar bien de los perros automáticamente se compara con los gatos, o al revés. No es necesario. Analízalo y verás que no ando desencaminado. Quizá me equivoco, pero, como suele decirse, hasta un reloj estropeado clava la hora un par de veces al día.

Hay rabia, y la gente vuelca su ira contra el perdedor. A los hechos me remito, todos recordamos el caso Madeleine, ¿verdad? Madeleine McCann, hija de un matrimonio del Reino Unido que se encontraban de vacaciones en Portugal cuando fue presuntamente secuestrada, a la vez que en el propio Reino Unido se estaba produciendo otra desaparición de una chiquilla llamada Shannon Matthews, lo que ocurrió con esta chiquilla es que no se llevó la repercusión mediática del primer caso debido a su clase social, sencillamente no era clase alta. Se castiga al perdedor, o más bien nos educan para hacernos pensar que los losers son los otros, por ello triunfa cierto tipo de contenido en las parrillas televisivas, la llamada telebasura, para que la gente llegue a sus casas tan cansada y agotada que renuncie a pensar, por ello acaba apostando por ver estos contenidos, lo cual le permite resarcirse cuando por fin llega el momento de poder juzgar, ese gran momento cuando se juzga y valora a otras personas que aceptan gustosamente exponerse a ello, todo ello desde su particular altar creado a base de esa superioridad moral, consumiendo ese contenido con el que dejar de lado esa posibilidad de pensar, crear o plantearse algo que se salga de la norma decretada que socialmente, curiosamente, sí está bien vista. Son superiores a lo que están viendo. Es esa superioridad moral la que las personas creen poseer sencillamente por ser de un modo u otro, una superioridad auto-asignada y que probablemente sea infundada, tal y como ocurre con la humildad, aspecto que se pierde en cuanto se cree poseer dicha virtud. Ahí la humildad se volatilizó. Hay inquina y ganas de desmerecer, por lo que sea, incluso, algo que está de rabiosa actualidad, a la gente que juega a los Pokemon se les tacha de esto y lo otro, pero luego bien que nos molesta cuando la gente ridiculiza a quienes nos gusta el fútbol con el clásico “11 tíos en pantalón corto corriendo detrás de una pelota”, ¿verdad? Cada cual encuentra sus momentitos de felicidad, ¿y si se lo permitimos? Qué manía de reventar el estado anímico de la gente…

Con todo esto me refiero a la toxicidad ya citada, fue Thomas Edison quien dijo “Los que aseguran que es imposible no deberían interrumpir a los que lo estamos intentando”, escenifica como nadie la manía del perfil medio que tiende a destruir en lugar de perseguir, ¿perseguir? Perseguir, sí, tus propios sueños, ser tu propio referente, saliendo, o más bien huyendo, de una zona de confort de la que el tren ya partió, hasta el punto de que ya ni encuentro la Estación.

Describe de la mejor manera la situación actual, mi situación actual. Mi fracaso. Y sé qué lo ha condicionado, más allá de muchísimos factores externos, este fracaso es responsabilidad mía, por mis limitaciones morales, por confiar en quien quizá no debía y, por supuesto, por mi ineficiencia, lo repito y no me escondo, por mi propia ineficiencia, las cosas como son, en la película Clerks lo dicen claramente “¿Quieres culpar a alguien? Pues cúlpate a ti mismo.”

Hace un tiempo cuando le confesé mis intenciones a una amiga con respecto a esta decisión me vino a decir algo así como que le había hundido, dado que ya no tenía a quien poner como ejemplo al referirse a mí como alguien que va de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo, “¿a quién pongo yo de ejemplo?” – me dijo.

Dado que siempre me he considerado un optimista empedernido con dosis elevadísimos de resiliencia para compartir esa energía, pero todo se acaba. Todo se apaga. “Como se apagan los impulsos…” [Iván Ferreiro].

Yo estoy igual.

No me quedan héroes.

Objetivos.

Naturalmente no todo ha sido fracaso, ¡alegra esa cara! También he triunfado, a mi manera, pero lo considero triunfo, ya lo dije antes. Cuando FutbolWins dio sus primeros pasos me marqué 3 objetivos:

Uno– Escuchar a gente desconocida hablar sobre FutbolWins. Así fue, hace años ya, iba en el Metro y entre la chavalada del vagón, escuché a un grupo de colegas ahí haciendo de las suyas y uno mencionó la Web cuando hablaban de los fichajes, algo así como “he visto el fichaje en futbolwins”. Objetivo cumplido. Se me situó la sonrisa Mona Lisa y volví a ajustar el auricular a la oreja.

Dos– Hablarle a alguien de la Web y que ya la conozca. Conseguido, en abril de este mismo año, cuando realizaba Networking nocturno, es decir entregar tarjetas de la Web en una conversación con una persona desconocida, mediante ese impulso corporativo que sale desde dentro, cuando la persona en cuestión, una chica italiana si no recuerdo mal, me dijo que ya conocía FutbolWins, ¡Woha!

Tres– Convertir a FutbolWins en un referente para aficionados de todos los equipos. Es algo que no he conseguido, pese a que me obcequé en ello desde el principio, quería que en FutbolWins se reuniese afición de todos los equipos, cansados de que en los medios deportivos sólo se centren en ciertos equipos y ciertas “noticias” supuestamente deportivas. Desde mi punto de vista, se traduce en una lágrima por cada minuto de emisión con lo que considero petardeo dañino, pedante y tóxico que busca enfrentar en la sección “deportes” de los informativos en televisión, esos mismos medios que ensalzan al niño espontáneo que invade el campo y que cabrean al personal para luego tener carnaza cuando se denuncie la violencia en el fútbol, que habría que plantearse quién la está fomentando día a día, sería interesante poder decirles “No veis personas aquí, veis carnaza, y cuanto más falsa es más os gusta, porque la carnaza es lo único que funciona ya.” [Black Mirror], no seré quien lo diga, me limito a parafrasear. Ojalá pudiera disponer de solamente media hora semanal para sacarte un programón, lejos de la minutada que, desde mi punto de vista, no hace más que colapsar la supuesta información deportiva sin aportar verdaderamente nada. Y no, no está mal que lo diga, porque sé que te sacaría un programón que ni te imaginas.

Por ello siempre he dado la misma cobertura a los equipos de arriba como a los que se encuentran en mitad de la tabla, dedicando una entrada a todos los partidos de la Liga, sin importar qué conjuntos lo estuviesen disputando, ya que lo que importa es el balón, no los equipos de siempre. Pero este objetivo no lo he conseguido, y lo acepto, pese a mi obcecación. Ahora toca abortar misión. 2 de 3 a fin de cuentas, con respecto a objetivos marcados.

Aunque nunca estuvo entre mis objetivos, sí estaba en mi metodología, también considero un triunfo el no haber renunciado nunca a la idea de publicar de manera puntual todas las jornadas, con disciplina. De manera objetiva, como destacaba antes. Es algo bueno, esquivo esa idea del “está mal que lo diga”, no, en absoluto, no está mal que lo diga, cuando las cosas también se han hecho bien también hay que sabérselas reconocer, dado que “No soy especial, nunca me he creído excepcional, pero esto sí lo es, lo que hago, mi trabajo.” [Seven].

¡Bwah! En realidad me despido contento de este proyecto, porque del mismo modo que he logrado 2 de los 3 objetivos que me propuse, he podido titular dos publicaciones como me apetecía, con el clásico “Gol en las Gaunas” y en esta misma temporada se ha vivido un “Levante – Las Palmas”, un titular muy chulérrimo, también le dediqué una entrada como siempre quise. Me despido sin haber podido cubrir un derbi asturiano en primera división. Me apetecía.

FutbolWins ha vivido momentos muy bellos, al poco de ser fundada en junio de 2007, un año después, en la Eurocopa 2008, FutbolWins ganó un concurso de la cadena de televisión cuatro como uno de los Blogs que mejor cobertura estaban ofreciendo sobre el torneo. Eso nos unió mucho a muchos del Staff. Uno de nuestros ex compañeros, Jesús Casas, entró en directo en Radio Marca en una ocasión para hablarle a la audiencia sobre el proyecto; toca hablar de las entrevistas de fútbol, no han sido muchas, 9, no necesariamente una por año, pero, a título personal, todas aquellas que pude realizar personalmente como con Vero Boquete, Francisco Molina o Pepe Domingo Castaño las viví con muchas ganas y entusiasmo, del mismo modo que me flipaba cuando un compa del Staff lograba firmar una; me ha gustado que me llamasen para cubrir según qué eventos, también toca mencionar cómo se ha movilizado siempre el Staff cuando hemos hecho algún Especial en la Web, siempre ante la llegada de una Eurocopa de Naciones o una Copa del Mundo, personalmente la que más me alegró fue el Especial sobre los JJ.OO. de 2012, dado que yo no formé parte de aquel Especial, al no encontrarme en casa aquellos días, y disfruté al ver lo bien que respondía la Web sin mí, funcionando fantásticamente, dejando constancia de algo que siempre he mantenido, y es que nadie es imprescindible.

Staff.

Mantengo que nadie es imprescindible, lo he dicho y lo enfoco a todos los sentidos de la vida, futbolísticamente hablando recordemos a aquel Valencia que ganó 2 Ligas en 2002 y 2004. Lo consiguió después de haber traspasado a Mendieta y Claudio López. Auténticos símbolos del Club por aquel entonces.

De acuerdo, nadie es imprescindible, pero sí vital. Muchos han sido los colaboradores que han formado parte del Staff, para mí vitales, redactores con contenidos siempre al día, compañeros con propuestas de mejoras, auténticos activos que han actuado de oficio desempeñando una función clave en el crecimiento de la Web. Por ello, todos aquellos que han pasado por FutbolWins fueron las primeras personas a quienes les comuniqué mi decisión, hace muchos meses, antes que a nadie, pese a ser personas desconocidas merecían ser los primeros en saberlo, antes que familia, amigos o mi entorno más próximo. Es por lo que más pena me ha dado tomar esta decisión con respecto al portal web, por buena parte del Staff que, por medio de su actividad, me ayudaba a no haber tomado esta decisión mucho antes. Una de las bases que siempre mantuve a la hora de elegir a unas personas u otras se basó en una consigna muy clave, y es la de tener en tu equipo a gente para la que trabajarías.

Para mí el Staff es lo que ha mantenido con vida durante buena parte de los años de mi gestión al cargo de FutbolWins, es por lo que he querido que la foto de portada me la apañase Pedro Muñoz, ‘Peri’, a quien he considerado mi mano derecha durante tanto y tanto tiempo, un tipo que es el vivo ejemplo de la eficacia. He perdido la cuenta de las veces que le he dejado al cargo de la Web durante varios días, semanas incluso, desconozco la de favores puntuales que le he pedido y tengo muy presente la importancia de su presencia en cada uno de los momentos en que ha hecho falta, Pedro Muñoz es mi equipo, además de haber aportado 59 publicaciones. Me quedo corto ante su profesionalidad. Había que decirlo. Tenía que decirlo.

Desde estas líneas no puedo más que volcar palabras de agradecimiento para Ainhoa Muñoz (375 publicaciones), Ana Belén (181), Jenny (111), Borja Terrés (88), Ana Rodríguez (83), Luna (63), Marcos Sánchez (47), Quique Ballesteros (39), Vanessa Marina (34), Teresa (29), Pespigado (29), Jesús Casas (26), Satrustegui (26), Nuria Y (21), Germán Romo (20), Der Kaiser (20) y otros que aunque aportaron un número muy chiquito de artículos también los ofrecieron con ganas y derroche de entusiasmo, además de a los compañeros que se han venido responsabilizando del buen devenir del Foro durante estos años como ‘Ivan Zamorano’, ‘Andrade’, ‘Chelita’, el propio ‘Peri’, así como el buen número de parroquianos habituales en el mismo, pieza clave para mantener el bombeo de la Web desde su corazón (el foro), sin dejar de mencionar a Gorka por la creación del nuevo foro en noviembre de 2015, tras la infección del de toda la vida, dejando para el final a todo un referente como Rubén ‘Pazzini’, persona entusiasta de la que he dependido tanto como de Pedro Muñoz, creador de la Base de Datos de Fichajes hace muchísimos años ya y con el que tengo la suerte de poder contar en otro de mis proyectos Web. Programador más que recomendable, que de hecho he recomendado. La mejor manera de mostrar mi admiración.

Gracias de corazón, sin vosotros esto no habría sido posible.

Avería y redención.

Avería y redención” [Quique González]. Durante el transcurso de estos años, la decisión de entregar el testigo se ha venido tomando también por mi forma de ser. FutbolWins jamás saltó al ruedo con la intención de competir, y considero que no debe ser así, la Web necesita a alguien valiente con ese impulso y esas ganas de estar en el ranking, las peleas de egos nunca fueron conmigo y yo he llegado hasta aquí, habiéndolo hecho todo correctamente bien y con la conciencia tranquila. “Sólo aquellos que se arriesgan a ir demasiado lejos pueden descubrir hasta dónde se puede llegar”, T.S. Eliot.

He obtenido mi particular redención por medio de esta vía.

El desgaste proviene de la competitividad, en ocasiones absurda, no sólo hay que saber manejarse en posicionamiento, haciendo injusto el esfuerzo auténtico a la hora de redactar ya que con un buen trabajo SEO cualquiera se sitúa en la cima más allá de la calidad de sus textos, sino que al cabo de los años aparece Facebook, Twitter y demás plataformas en las que también ahí hay que ser el número uno, bueno, disculpa, The #1.

La competitividad ni tan siquiera hay que plantearla cuando se aleja de la honestidad y lo que uno, como individuo, considere justo. Mantengo firme mi opinión de que “Se puede brillar sin necesidad de apagar la luz de los demás”, tal y como ya dijo Ghandi en su día.

Entre los muchos terrenos entre los que también me he tenido que formar durante estos años, tras hachazos de Google, penalizaciones, sufrir ataques de otras páginas mientras nosotros sencillamente queríamos seguir nuestro camino, decidí manejarme en las RR.SS por medio de mi titulación como Community Manager para gestionarlo de manera profesional, es de decir de forma seria y formal, algo que no sé ser. Yo no sé ser serio. Ahí, desde ese momento, sabía que no estaba siendo yo mismo. Me estaba averiando. Siempre pensé que debía haber gestionado todo esto de otra manera, pero me podían las ganas de mantener el perfil profesional.

Básicamente porque si lo que te gusta es escribir, redactar, divulgar… debes poder hacerlo libremente, sin estar sujeto a un tipo de palabras convenientes para el posicionamiento SEO, viéndote obligado a tener que cargarte titulares chulísimos sencillamente debido a que la visualización del título en Google y su límite de ancho fijo se ha excedido aunque sea por una simple letra, y entonces te lo tira, ya no te lo valida, eso es un horror, porque si tienes que estar pensando en todos estos factores mientras redactas se te olvida lo más bonito e importante: tú, que has venido a consultar la Web.

Pese a eso, tocaba insistir, la película Twister (que no Twitter, aunque el nombre se parezca), nos enseñó que en la vida hay que insistir, aunque te des de bruces, cuando sabes que algo va a funcionar, agotar los recursos, dejarse el alma, en esa eterna búsqueda del resultado merecido. Claro que, por supuesto, todo es más fácil cuando te financia Pepsi, ¡eh!

Mi turno.

Es mi turno, entro. Esto es un “no eres tú, soy yo” de manual, y así me siento, puedes llamarme exagerado, pero para mí esto es una ruptura, hablamos de más de nueve años de relación, relación laboral, de acuerdo, pero en la que he volcado toda mi pasión, y como si se tratase de cualquier tipo de relación ha habido alegrías, sacrificios, desgaste y todo tipo de momentos. Para mí ha llegado el temido momento, “ten cuidado con lo que deseas” suele decirse, yo he tomado esta decisión y sé que lo pasaré mal, porque esto sí es una relación, rota, una relación conmigo, con una versión de mí.

Siempre me he movido inmerso dentro de una locura coherente en la que me planteo como desafío darle esquinazo a la rutina, la cual considero como un tipo de suicidio autorizado al consentir espacio en tu vida a la renuncia creativa. Por ello, aunque en ocasiones le doy vueltas, pese a que me da un vuelco al corazón cada vez que alguien me saca el tema, toca ser consecuente y no arrepentirse, ya que como destaca el Charly Efe en una de sus poesías “Arrepentirse es no haber entendido nada“.

Toca darse un tiempo, el necesario, pero cumplirlo, no sobrepasarlo, a modo plazo, lo cual llevo a rajatabla desde que vi la serie “Lost” por primera vez y uno de los protagonistas (Jack) le explica a otra (Kate) que en una ocasión cuando le invadió un terror tan grande como real “Sabía que tenía que hacer algo. Así que tomé una decisión, dejé que el miedo hiciese su trabajo, que se apoderase de mí, pero sólo durante cinco segundos, no iba a darle seis”.

Así es con todo, una ruptura, un luto, una etapa, una toma de decisión, lo que sea, concédete un tiempo y cúmplelo. En este caso igual. Aplícalo a todo.

Soñando muy fuerte.

¿Y ahora? ¿Un proyecto en curso? ¿Iniciarlo? Lo que sea, tengo la maleta preparada. Y no en sentido figurado. Lo que venga, vendrá. Sé hacer esto, lejos del apalancamiento, toca reinicio, empezar de cero. No es la primera vez.

Cambiar es difícil, hasta que has cambiado. Irse es difícil, hasta que te vas. Yo me estoy yendo.

Me alegra el que durante estos años, sí se hayan producido casos de gente que me ha pedido consejo, preguntado sobre según qué cuestiones a la vez que casi me he visto envuelto en según qué iniciativas, incluso para seguir escribiendo en otras webs. Algunas propuestas han sido muy recientes y discretamente he evitado implicarme al no poder confesar esta decisión que había tomado. Ahora, desconociendo cómo será la próxima etapa, toca plantearse si el emprendimiento va a seguir aporreándome la puerta, sea como sea yo ya estoy vacunado, me la he pegado en incontables ocasiones, como si se tratase de un Crash Test Dummy, y todavía continúo asistiendo a conferencias relacionadas con esto, coaching, presentaciones de libros, lo que sea que me ayude a seguir desenvolviéndome en según qué mundillos para esquivar los balazos, ya que, como decía Steve Jobs. “Si no trabajas por tus sueños, alguien más te contratará para que luches por los suyos”.

En base a las rarezas que se han venido sucediendo con el devenir de los años durante el transcurso de mi vida, sé que por mucho que me especialice en esquivar balazos se traducirá en que moriré apuñalado en un tiroteo. Es imposible planificar las cosas y, mucho menos, tener todo bajo control. Porque, así, de repente, llega la vida y te pega una hostia que te deja en el sitio. Yo lo sé porque lo he visto. En mi caso así ha sido. Sea como sea, aquí se seguirá, soy un enamorado de la lucha seducido por la incertidumbre. Ahora mismo, sólo temo a la calma.

¿Cómo nace FutbolWins? De manera muy similar, finalizó una etapa en mi vida y de salto en salto, surgió. Todo empezó emitiendo como locutor en una radio online de música, disfruté como un niño aquel año y pico en el que emitía en radio, además se me daba bien y aprendí un montón, incluso muchas personas me recomendaron que me dedicase a cierta profesión que aún hoy me sigue llamando la atención, con lo que nunca sabes a dónde van tus pasos, aunque la relación entre un punto del tablero y otro sea mínima, luego toca arriesgarse y echarle ganas. Pasé de ser una pieza de distintos engranajes a liderar un proyecto propio, sacando de quicio al concepto llamado ‘Principio de Peter’, no creo haber desentonado como Founder & Project Manager cumpliendo objetivos conforme se presentaban, más allá de lo que dictamine un calendario que te recuerda los días que te quedan para cumplir con esas buenas acciones que te planteaste con la llegada del año nuevo, ¿recuerdas? De acuerdo, lo haré yo. Te quedan 5 meses para desafiar a tus propósitos.

Ahora mismo tengo en mente un proyecto muy ambicioso, no por repercusión sino por dificultad. No es para hoy, ni para mañana, ni tan siquiera para los próximos años. No es inmediato. Ahí reside “La magia de apostarlo todo por un sueño que no ve nadie, excepto tú.” [Million Dollar Baby].

Es decir, el vaso vuelve a estar… Bueno no sé, tengo esa mentalidad de no plantearme si está medio lleno o medio vacío, sencillamente de lo que queda en el mío le doy una pizquita a los vasos de mi alrededor, terminándolo de vaciar, me sirvo un Bourbon en el mismo, me lo trinco y después vendo el vaso, ¿y mañana? No sé, lo veremos, como dice Sergio Fernández (Director del Máster de Emprendedores del Instituto Pensamiento Positivo, Conferenciante y escritor) en su libro Vivir sin jefe: “La vida es juguetona y transcurre por caminos insospechados“.

Despedida y cierre.

Llegamos al final de este viaje, lo conduce y reconduce este sujeto. Sujeto sin predicador. Sujeto que ha fallado, con lo que me asaltan las dudas, ¿debo dejar de ser yo? ¿Cuántas veces habré escuchado aquello de “no cambies nunca”? Bueno, en ocasiones hay que hacerlo, aunque sea para pedir cambio para el parquímetro. Obviamente, aunque bromeo, voy más allá y, en base a lo hablado con muchas personas, quizá debería plantearme dejar de lado, e incluso atrás, mis firmes convicciones éticas y limitaciones morales. Tal vez, en cuanto haya dado el siguiente paso otra versión mía se empiece a gestar. Sea como sea a FutbolWins la he mantenido incorruptible, lo cual me deja satisfecho, he llegado hasta aquí, sabiendo que no pude dar más, me he vaciado, lejos de competitividades, ajeno al postureo, con principios y, por tanto, con la conciencia muy tranquila e íntegra. Formado y reformado.

Haz lo que puedas hacer tan bien como puedas, todos los días de tu vida, y morirá uno de los individuos más felices que jamás haya vivido.” Howard Lyman.

No todos los héroes llevan capa.

Epílogo.

Ha pasado un buen número de días desde que empecé a aporrear teclado para preparar esta publicación, justo la mañana siguiente tras disputarse la final de la Euro’16, días en los que sencillamente me he dedicado a recopilar todas las pequeñas reflexiones que me han venido a la mente durante este último año y pico y que he venido apuntando en una libreta, para intentar unirlas de manera que pudieran tener sentido enlazando unas con otras; días en los que sólo he escrito 2 párrafos; días en los que me he trincado 3 páginas de Word seguidas; días en los que no he abierto el Word y he continuado volcando ideas en esa desdichada libreta ya mencionada; días que al empezar a leer lo escrito una semana antes me he puesto a editarla; días en los que he creído estar inspirado; días en que no he sabido cómo abarcar mis distintos estados de ánimo a lo largo de estos meses; días en los que he considerado que ni tan siquiera debía realizar esta publicación, o al menos los motivos personales, viéndolo innecesario incluso; días en los que estaba escribiendo y me he entretenido canturreando las canciones que han formado parte de la banda sonora de mi vida estos últimos días, semanas y meses;  días en los que no sabía qué escribir, me he puesto a responder los emails, algunos con entusiasmo, y a la vuelta al Word todo ha brotado de mejor manera tras unas primeras líneas muy trompiconeras iniciadas apenas 3 ó 4 horas antes; y otros en los que he pensado “es que me queda taaaaanto por decir”; días en los que creía haber terminado y que había llegado el momento de publicar; y así pasan los días.. Pero creo que hasta aquí hemos llegado. Hoy es 25 de julio, ya tenemos preparada la publicación que te debía, y me debía a mí mismo. Cuatro revisiones cuando decida publicarla, 30 julio, y humo.

En efecto, hasta aquí hemos llegado. Así con la lástima, toca mirar al frente.

Mirar al frente. En la vida. De nuevo. A fin de cuentas, la vida se resume en quien piensas cuando te vas a dormir.

Eso no lo dijo nadie. Esto lo digo yo. La vida no es como la has visto en el cine.” [Cinema Paradiso].

¿Y qué somos? Estados de ánimo, partículas y una energía que puede transmitirse, del mismo modo que hay gente te la renueva o consume por medio de la emoción. Emoción con la que con el tiempo releeré esto, como si se tratase de los últimos 3 minutos del Final Season de la serie ‘A dos metros bajo tierra’.

Y con los pies en la tierra, cierro estas últimas líneas, a modo de epílogo. Ahí queda eso. Tómatelo como mi legado. Muchos tipos de vista propios aquí congregados, distintas versiones mías que en algo más de un año he volcado a la vez que, por medio de la reflexión y adaptación, he mejorado, encontrándome con la última y mejor versión de mí, por ello quizá el discurso ha cambiado en esta despedida, procurando acariciar un enfoque asertivo, como toda despedida engloba un recorrido. Ahora lo conoces. He procurado que fuese un fiel retrato de aquello que tantos no quisieron comprender (y por tanto decidieron atacar, pese a no estar familiarizados con este medio ni la lucha que supone idear y proyectar algo propio sin ayuda de nadie), que yo he sentido (durante tanto y tanto tiempo, en distintos momentos y distintos aspectos, hasta vaciarme) y que ahora tú conoces (o eso espero), procurando que por medio de estos ríos de tinta -figurada- alguno desemboque en tu empatía.

CurrandOFF

 

 

 

Propicios días!